☀ ENVÍOS GRATIS A PARTIR DE 20€ ☀

¿Cuándo se define el color de los ojos del bebé?

Es una de las preguntas que con mayor frecuencia formulan los padres tras el nacimiento. Al nacer, el iris presenta un color azul-grisáceo (sobre todo en los bebés de piel blanca), y esta tonalidad progresivamente se va transformando en función de la herencia transmitida por los padres, hasta definirse por completo entre los tres y los seis meses.

El color del iris está determinado fundamentalmente por la cantidad de un pigmento (melanina) presente en él. Se definen 3 colores básicos de ojos: marrón, verde y azul, ordenados de mayor a menor en función de la cantidad de pigmento presente en el iris del mismo. Existen muchas variedades entre ellos, aunque si se nace con los ojos marrones seguirá teniéndolos de ese color.

El color de ojos está determinado por los genes, siendo los colores oscuros los genes dominantes y los colores claros los genes recesivos. Veamos un ejemplo en el que las letras mayúsculas representan al gen dominante y las minúsculas al gen recesivo.

Por ejemplo: si el padre tiene ojos azules (aa) y la madre ojos marrones (AA) todos sus hijos serán aA (a del padre y A de la madre), como el gen dominante es A, lo más probable es que los hijos tengan los ojos marrones.

Pero claro, esto suponiendo que son genes puros, es decir que tanto mamá como papá tienen ambos padres con su mismo color de ojos. De otra forma, podrían combinarse dos genes recesivos y dar lugar a un hijo de ojos claros. Pero dado que la genética es impredecible, por más cálculos que hagamos el color de ojos del bebé no empezará a definirse hasta pasados los primeros tres o seis meses del bebé.